Metodología de las 5 S: Cómo mejorar tu rendimiento a través del orden

No cabe la menor duda de que las condiciones en que se desempeña un trabajo repercuten en su calidad y en el grado de satisfacción del equipo. Por este motivo, se han ideado distintas prácticas orientadas al aumento de la efectividad del ambiente laboral. Una de ellas es la metodología de las 5 S, un sistema que permite mejorar la productividad mediante la autodisciplina y la colaboración entre los miembros de la plantilla. Se implementó por primera vez en la década de los 60 en Toyota con la intención de organizar mejor el espacio de trabajo, consiguiendo oficinas más limpias, ordenadas y que resultasen en un incremento del rendimiento del personal.

El método consiste en cinco pasos que denominamos con las palabras japonesas originarias y que tienen la particularidad de comenzar por ese, de donde toma el nombre el sistema.

Fases de la metodología de las 5 S

  1. Seiri: “organización”

    El primer paso consiste en clasificar los elementos de la oficina en necesarios y prescindibles. Tras eliminar del espacio de trabajo los materiales innecesarios, los restantes se distribuirán de forma gradual según su relevancia en las actividades que se llevan a cabo a diario en la empresa. De esta manera, se consigue un ambiente despejado que permite la libertad de movimiento y centra la actividad en lo elemental.

  2. Seiton: “orden”

    Además de la distribución de los elementos según su relevancia es importante que los materiales del espacio de trabajo tengan un lugar fijo y siempre puedan estar accesibles, en su sitio. Si ponemos marcas a los distintos lugares de la oficina podremos identificarlos mejor y conseguiremos ubicar los objetos con mayor facilidad.

  3. Seiso: “limpieza”

    Este paso no consiste solamente en eliminar la suciedad y los focos de contaminación del entorno, sino que también requiere que las tareas de limpieza sean asumidas por todo el equipo. Dedicar unos minutos de la jornada al mantenimiento y saneamiento del espacio de trabajo mejorará la vida útil del equipamiento, además de construir un ambiente más agradable. La ayuda de una empresa especializada en servicios integrales puede resultar crucial en este punto.

  4. Seiketsu: “control visual”

    Consiste en la estandarización de medidas de apoyo para resolver problemas puntuales, así como en el diseño de normas que permitan al equipo mantener el entorno de trabajo creado a través de los anteriores pasos. La señalización, los manuales de uso y la normalización de los procedimientos son herramientas fundamentales para la formación del personal.

  5. Shitsuke: “disciplina y hábito”

    La última fase consiste en mantener la disciplina adquirida con la práctica de las anteriores ‘S’. El respeto a la metodología, el cumplimiento con los estándares y una mentalidad basada en la continua mejora conseguirán que el ambiente de trabajo se mantenga organizado a lo largo del tiempo, mejorando la productividad y la calidad del equipo.

La oferta de servicios generales de SeproSer Facility Services puede ser tu aliada para aplicar la metodología de las 5S en tu entorno de trabajo. Gracias a nuestros servicios de limpieza integral y de mantenimiento de edificios y oficinas, implementar este método en tu empresa será una tarea mucha más sencilla.

 

Be Sociable, Share!
    Los comentarios están cerrados.