Tecnología y edificios inteligentes, la nueva dimensión del Facility Management.

LA NUEVA DIMENSIÓN DEL FACILITY MANAGEMENT

Hace pocos días se celebró en Madrid el III Congreso de Edificios Inteligentes, un sector protagonista en el crecimiento de la Smart City y el futuro del Facility Management.

Los datos teóricos son alentadores. Parece lógico que la evolución de los edificios inteligentes no pare de crecer: la tecnología nos permite optimizar la vida útil de los equipos y materiales, disminuir la contaminación acústica, aumentar el confort y contribuir al desarrollo sostenible de las grandes ciudades. Entonces, si la tecnología se ha impuesto en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana, ¿por qué seguimos diseñando y construyendo edificios similares a los que se construían en el siglo XIX?

Esta fue una de las preguntas que lanzó Carlos Lahoz, Vicedecano del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), y es que “al igual que nadie concebiría el sector comercial sin la nueva logística, es imposible seguir pensando en edificios sin la capa tecnológica” matizó Lahoz.

Es cierto que el desarrollo tecnológico no se está imponiendo en este sector con la misma velocidad que lo hace en otras muchas disciplinas, no obstante, la necesidad de contribuir al bienestar social y al desarrollo sostenible a través de viviendas y edificios industriales seguramente acelerará drásticamente este inevitable proceso.

El nuevo concepto de edificio inteligente conlleva también una evolución en los servicios de Facility Management, una disciplina que no ha dejado de crecer aportando un impacto muy positivo en la cuenta de resultados de miles de compañías en todo el mundo.

Esta nueva dimensión del Facility Management encuentra en la tecnología un socio verdaderamente estratégico. La tecnología conectada, así como la domótica de última generación, nos permite conocer y analizar los patrones de consumo de un nuevo edificio. Esta información, analizada e interpretada por los profesionales del sector, nos permite diseñar un plan integral de mantenimiento preventivo y, con ello, ahorrar una parte importante de nuestro presupuesto destinado al mantenimiento correctivo.

El uso del big data aplicado al Facility Management ya está consiguiendo unos resultados extraordinarios en materia de ahorro energético, disminución de la contaminación acústica y emisión de partículas contaminantes, aumento del confort y de la vida útil de máquinas e instalaciones. Y es que, además, la contratación de un buen servicio de Facility Management nos permitirá controlar y monitorizar el estado y la seguridad de todas nuestras instalaciones constructivas, de climatización, eléctricas de media y baja tensión, de gas, sistemas de riegos y de protección.

La nueva dimensión del Facility Management en empresas como SeproSer, trabaja para garantizar un ahorro importante para la cuenta de resultados de cualquier compañía, aumentando su grado de confort, protección y sostenibilidad.

Be Sociable, Share!
    Los comentarios están cerrados.