Claves para diseñar un jardín III – Criterios de composición

En esta última entrada acerca del diseño de jardines vamos a hablar de criterios de composición que los paisajistas utilizan para crear proyectos singulares bajo el concepto de la arquitectura del paisaje.

Las normas visuales que rigen el diseño de un jardín paisajístico son las siguientes:

  • Escala:

    En la jardinería se utiliza una escala humana tomando como referencia el tamaño de una persona. Define la relación entre los elementos del jardín y los que lo rodean.

  • Proporción:

    Es la relación entre las partes y el todo en cuanto a cantidad, tamaño… El equilibrio en la proporción produce una satisfacción visual.

  • Ritmo:

    La repetición de elementos análogos o asociaciones de ellos produce armonía y busca alcanzar una estabilidad visual. En contraposición, la repetición de elementos opuestos o asociaciones de ellos produce contraste y busca destacar elementos dominantes creando dinamismo.

  • Unidad:

    Busca percibir el paisaje como un conjunto, los elementos se disponen en torno a un elemento dominante. Unificar la diversidad de elementos evita la sensación de desorden.

  • Ejes y líneas:

    Las líneas son elementos que pueden crear un sentido de dirección o movimiento. Pueden ser ejes que separen diferentes composiciones del paisaje o crear simetrías. Pueden estar formados por senderos, cursos o láminas de agua o composiciones grupales de plantas.
    Las líneas verticales crean altura y alejan la vista, crean tensión y energía y las horizontales estructuran el espacio y son relajantes. Las líneas curvas crean sensación de espacio y naturalidad, mientras que las rectas se utilizan para crear geometrías y aportan más formalidad.

 

No hay que olvidar que estas normas también son válidas, no solo para las plantas, de las que en artículos anteriores se habló de sus criterios de elección, también sirven para incorporar en el diseño elementos complementarios como pueden ser, senderos, curso y láminas de agua, fuentes, estatuas, columnas, superficies de áridos… Estos elementos, a menudo se utilizan para focalizar el interés visual del espectador y diseñar un espacio en función a ellos.

En último lugar, es imprescindible el diseño y correcta construcción del sistema de riego y, si fuera necesario, drenaje, previo detallado estudio de los requerimientos hídricos y topografía del terreno.

 

Andrés Díaz Martín
Ingeniero Técnico Forestal

Solicita más información

Los comentarios están cerrados.